ÍndiceCalendarioFAQBuscarGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Lucy L. Robinson.

Ir abajo 
AutorMensaje
Lucy Robinson
Gryffindor de 1º
avatar

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 20
Localización : En cualquier escondrijo.

MensajeTema: Lucy L. Robinson.   Dom Oct 24 2010, 20:52

Datos del Alumno
  • Nombre Completo: Lucy Lilian Robinson Frost.

  • Apodo: Lu // Luz // Robinson // Miss Lucy

  • Estatus de Sangre: Sangre Pura

  • Fecha y Lugar de Nacimiento: 04 de Agosto ~ Inglaterra

  • Lugar de Residencia: Londrés, Inglaterra.

  • Casa de Hogwarts: Gryffindor.

  • Mascota: Jinx, una lechuza blanca con manchas color verde manzana por todas sus pulmas -Culpa de la magia espontánea de Lucy-.

  • Descripción Física:
    Lucy es de una estatura algo baja, mide cerca de 1 metro 50 cm. Tiene una sonrisa muy amplia que deja ver sus dientes blancos y que le va muy bien. Su cabello castaño claro , lacio y largo le llega hasta la cintura (No lo suele recoger ya que es demasiado largo, aunque cuando lo hace suele acortar un poco la longitud de su cabello) y unos ojos verde brillantes del color de las manzanas, que tanto le gustan comer. Es de dimensiones pequeñas. Sus pies son bastante pequeños y finos, al igual que sus manos, que casi siempre tienen uñas largas y pintadas de colores claros.

  • Descripción Psicológica:
    Lucy es una chica alegre, puede que hasta demasíado. Suele ser tímida con las primeras personas que conoce, pero después de eso ya toma confianza con todo el mundo (esto es común en los integrantes de la familia Frost). Extremadamente hiperactiva, suele no estar mucho tiempo sentada, a menos que realmente se lo proponga. Tiene un muy buen control sobre si misma, a menos que se tome en cuenta la gran impulsividad que tiene a la hora de expresar sus ideas y pensamientos en voz alta. Suele mostrarse cordial con todo el mundo a no ser que aquella persona le incordie o algo similar. Al tener en sus venas la sangre Slytherin de todos sus antepasados mágicos, cuenta con un lado muy frío que es capaz de utilizar a su conveniencia cuando realmente considera que la situación lo amerita. Suele transmitir energía positiva a los demás, y aún si ellos no muestran alegría, ella es capaz de mantener intacta la suya. Tiene una voz muy melódica tanto al cantar como al hablar, aunque en el primero de los casos no ha podido demostrarlo demasiado. Es de mente abierta y recibe las nuevas opiniones bastante fácilmente, aunque cuando aquello supone contradecirla en sus convicciones se muestra tan cerrada como nadie. No le gusta que los demás se preocupen mucho por ella, ya que confía en que puede realizar las cosas sola y sin la menor ayuda. Humilde y para nada pagada de si misma. Tiene un muy grande defecto, que es no saber controlar la magia espontánea de ninguna forma. No es algo que esté a su alcance hacer, y por lo tanto, al enojarse en demasía, causa estragos en su alrededor como por ejemplo destrozar copas. Sufre de constantes desmayos, la gran mayoría provocados a causa de golpes fuertes en la cabeza o por encontrarse en lugares de mucha altura.


Datos Familiares:
  • Nombre del Padre: David Robinson.
  • Estatus de Sangre: Sangre Pura.
  • Trabajo: Trabaja en el Departamento de Regulación y Control de Criaturas Magicas.

  • Nombre de la Madre: Diana Frost.
  • Estatus de Sangre: Sangre Pura.
  • Trabajo: Editora de la Revista: 'Corazón de Bruja'.

  • Herman@s:
    Tiene una hermanastra, llamada Ankiné Burdock.


Historia:
Era una tarde de verano calurosa cuando la señora Diana Frost dio a luz a su primera hija, a quien llamó Lucy Lilian, junto con su esposo David Luke Robinson. Fue recibida con la mayor alegría, aceptación y vítores por parte de ambas familias, a pesar de que había sido tradición hasta el momento que los miembros de ambas familias tuvieran como primer hijo a un varón, aunque de todas formas ese detalle fue ignorado. Sus tíos Franklin y Mary Kate Frost no estaban de lo más contentos con la llegada de la niña, dado que ellos esperaban con ansias un primo varón para su hijo Dylan, nacido casi un año antes que Lucy. A pesar de la diferencia de género, Dylan y Lucy se llevaron de lo más bien toda su vida, creciendo juntos y escuchando las historias que sus primos mayores relataban acerca de el gran Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería y la gloriosa Sala Común de Slytherin, a la que habían pertenecido todos los miembros de su familia.

A los dos años de edad, la niña dio su primera demostración de magia espontánea. Se encontraba sentada en su baby-silla preparada para comer la papilla de la cena, abrazada a su muñeco favorito, un oso de felpa de color marrón claro. Su primo Daniel Robinson había sido invitado a quedarse para el almuerzo aquella misma noche, y como un juego, decidió quitar de las manos al muñeco de su prima. La niña al principio no mostró haber reaccionado, pero al notar que entre sus pequeños brazos ya no se encontraba aquel oso de felpa que tanto adoraba, estalló en el llanto. Las luces de la casa comenzaron a parpadear como si fuera un corto-circuito, y los vidrios de las ventanas empezaron a romperse. Los padres de la niña, alarmados, no notaron lo que sucedía hasta ver que Daniel tenía a su muñeco en sus manos. Le pidieron que se lo devolviera y, al sentir a la niña de nuevo la textura del muñeco en sus brazos, volvió a sonreír y los apagones de luces cesaron. Supieron entonces que aquello había sido una demostración de magia y en vez de frustrarse por los vidrios rotos, corrieron a abrazar a la niña, uniendo al primo al abrazo también.

A los cuatro años de edad, una noticia inesperada azotó contra la niña Robinson. Tras una gran y prolongada discusión verbal, Diana subió las escaleras de su casa y cargó a Lucy en brazos escaleras abajo hasta la sala de estar, donde fue sentada en un sillón que se encontraba recostado contra una de las paredes, donde también estaban las ventanas, comenzando al término del sillón. Sus padres se sentaron frente a ella cada uno en una butaca y su padre tomó la palabra. Intentando ponerlo en palabras entendibles para una niña de cuatro años, le confesó a su hija que él y su madre ya no sentían lo mismo de antes, que ella había sido lo único que más amaban y que lamentablemente no iban a seguir juntos. En otras palabras, divorcio. La madre de la niña no habló en la ocasión, pero en su rostro se reflejaban la angustia de tener que dar la noticia a su hija. Ésta no reaccionó de inmediato, sino que tardó un par de segundos. Tras haber asimilado la noticia que le habían dado, un fuerte temblor comenzó a sacudir la casa, volviéndose cada vez más y más fuerte. Los padres, alarmados, tomaron cada uno una de las manos de la niña intentando calmarla, pero al hacerlo sintieron una especie de corriente eléctrica que les hizo soltarla de inmediato. El temblor aumentó. Diana comenzó a llorar mientras escuchaba las inservibles palabras que David dirigía a su hija con intención de calmarla. Las ventanas detrás de ella se abrieron y la niña se puso de pie, mirando a sus dos padres con el rostro inundado de ira incontenible. La niña sin pensarlo dos veces se dirigió hacia su dormitorio, donde se quedó totalmente dormida al cabo de unos tres minutos, y fue entonces cuando el temblor por fin cesó.

Lucy nunca ha comentado nada a nadie sobre eso.

Por varios años siguió una vida tranquila, viviendo junto a su padre, ya que su madre no estaba mucho tiempo en casa y sería mejor para ella crecer junto a un adulto en vez de sola. Su padre había conocido a una mujer de quien se había enamorado, llamada Elena Burdock. La mujer tenía una hija llamada Ankiné, que era de la edad de Lucy. Un año después de haberse conocido, David y Elena contrajeron matrimonio, quedando así Lucy y Ankiné como hermanastras. El primer año de convivencia no fue el mejor de todos, ya que a Lucy le disgustaba mucho el hecho de la presencia de Elena y Ankiné, a pesar de que ellas hacían todo lo posible por caerle bien. Solía pasar más tiempo con su madre por eso, hasta que un buen día su padre la sentó a charlar y aclararon todas las cosas. Desde aquél momento, todos en la casa se llevaron bien, pero eso no sucedió hasta después de un año y medio de dura convivencia. A pesar de todo, Lucy se siente incapaz de dirigirse a Elena como “mamá”.

Aún sin controlar su magia espontánea llegó su carta de Hogwarts. Fue uno de los días más importantes en la vida de la niña y esperó con ansias el día en que cruzaría la barrera.

Y hoy en día, la niña ha quedado en la casa de Gryffindor, rompiendo nuevamente otra tradición familiar, siendo la primera Robinson, y la primera Frost, en caer en la casa de los leones y dejar de lado la de las serpientes. Ha logrado sentirse parte de algo desde el primer día en que pisó Hogwarts, sabiendo que allí habrían personas de su clase, personas quienes le entenderían. Busca en el colegio la oportunidad de empezar de cero, ser exitosa en los estudios, amistades, y por supuesto, también en otras cosas.





    Última edición por Lucy Robinson el Mar Oct 26 2010, 22:03, editado 2 veces
    Volver arriba Ir abajo
    Scarlett Atherton
    Jefa de Ravenclaw
    avatar

    Mensajes : 40
    Fecha de inscripción : 01/10/2010

    MensajeTema: Re: Lucy L. Robinson.   Dom Oct 24 2010, 21:54

    Ficha aceptada.

    _________________
    Volver arriba Ir abajo
     
    Lucy L. Robinson.
    Volver arriba 
    Página 1 de 1.
     Temas similares
    -
    » Informe Robinson - Campeones del mundial
    » Despues de la universidad (Lucy) +18
    » Visitando el campus (Tom, Rachel y Lucy) +18
    » Vuelta a la normalidad (Lucy) +18
    » Bye Bye Lucy (Tom) +18

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería :: Expreso Hogwarts :: Expedientes :: Alumnos-
    Cambiar a: